ACTIVISMO DE MARCA

Más allá de la RSC

 

Lo que hacemos y cómo lo hacemos, marca la diferencia. Y como empresas tenemos que decidir también que tipo de diferencia queremos marcar. 

 

El Activismo de Marca es esto, es esa diferencia que define qué tipo de empresa somos, con qué y con quienes estamos comprometidos, deja ver la propia “conciencia” de la empresa. Supone transparencia y acción, y una acción que va más allá de una cuestión puntual o de una campaña de Responsabilidad Social Corporativa. Es un propósito con el que la empresa se compromete de manera sostenible en el tiempo y en el que es capaz de implicar tanto a sus comunidades como a otras empresas. 

 

 

Esto va de marcar la diferencia, de crear impacto, de hacer cosas juntos…

 

 

En nuestros distintos artículos os hemos repetido en varias ocasiones la importancia de la comunicación, y de una comunicación eficiente, pues si los seres humanos nos construimos a nosotros en el lenguaje y por lo tanto en las interactuaciones con los demás a través de este, es la comunicación y preferentemente una comunicación de calidad, la base para construir quienes somos y quienes queremos ser, y esto ocurre tanto a nivel personal, como social y por supuesto empresarial. La empresa también debe configurarse como una entidad con personalidad (marca) propia, y por lo tanto se creará en base al lenguaje que utilice, a aquello que transmita y comunique, a cómo lo comunique y a su capacidad de interactuar e influir en sus comunidades.

 

Recordemos las bases de la comunicación, de las que os hemos hablado en artículos anteriores, ya que aplican exactamente igual a la comunicación digital y son, por lo tanto, clave del éxito:

 

Crea contexto (Presencia, confianza y escucha) y lee las inquietudes del otro.

 

La confianza se basa en la sinceridad, la credibilidad y la competencia, asegúrate que tu empresa hace aquello que dice, sé limpio en tus contenidos y crea contenidos para conectar. Nada más importante que la escucha para conectar. Escucha a tus comunidades y ofréceles las experiencias que demandan de manera alineada con tu marca, crea vínculos. 

[En este nuevo entorno post-digital, la comunicación de las empresas debe evolucionar, estamos rodeados de información, de multitud de datos, de bots, etc… hay que eliminar ruidos y centrarse en escuchar a las comunidades que rodean nuestra marca, hay que escuchar los mensajes que aportan valor, conversar con los propios trabajadores y pensar en narrativas sostenibles en el tiempo, fluidas y adaptables al cambio… proyectando lo que es el diferencial de la marca.]

 

 

Necesitamos narrativas (antes, ahora y después del COVID-19) que nos ayuden a contar lo que hace la marca, y con adaptabilidad a entonos cambiantes.

 

 

Y muéstrate desde la vulnerabilidad, desde tu lado más humano, … (En estos últimos días en que forzosamente hemos vivido el tele-trabajo, muchos de nuestros compañeros, clientes, etc… han entrado, durante las reuniones, las formaciones y demás actividades, en nuestras casas y ya hemos compartido con ellos, espacios, niños, e incluso pijamas… hemos observado que esta naturalidad, lejos de ofrecer menos profesionalidad, lo que nos ha permitido ha sido sentirnos más próximos y cercanos, más aún, cuando ahora que no podemos establecer contacto físico, esto se vuele en un valor más apreciado)

 

Interactúa, pon en común, relaciona (diles tu compromiso y hazles partícipes, pídeles su colaboración)

 

Conforma, cultiva y fortalece tus comunidades, desde los propios empleados. Identifica bien con quienes, con respecto a qué y de forma sostenible (escucha). Se trata de conectar con el propósito, más allá de lo temporal (sostenible) y de la cuenta de resultados. Fortalece las iniciativas estableciendo alianzas con ellos, con la idea de “construir” cosas juntos, esto va más allá de las campañas de marketing o influencers…

 

 

Atraer, vincular con experiencias y en este mundo de comunicación digital, movilizar a nuestras comunidades (inversores, trabajadores, colaboradores, clientes, …) a que compartan y difundan ese mensaje.

 

 

El activismo de marca es una estrategia, no un oportunismo, recuerda que tu propósito debe ser sostenible, debes estar comprometido con él y con tu comunidad. 

 

Las empresas debemos dejar de entender lo digital como medios y entenderlos como canales de interacción con la marca, de una forma natural y fluida. Lo digital debe ser un punto de contacto donde crear experiencia. Las empresas tenemos un papel fundamental que jugar en los momentos de crisis. En estos momentos del Covid-19, hemos visto como empresas que ya tenían su propio mensaje, han llamado a la colaboración, a las buenas prácticas y se han unido a algo más grande liderando a grupos de empresas con un mensaje común.

 

 

“porque sólo cuando juntos sumamos, es cuando hacemos cosas grandes”

(María José Valero)

                                                                                                                                               

¿Te ha gustado? ¿A que esperas para compartirlo?

email
email